Las malditas muletillas. ¿Cómo eliminarlas?

También se les llama latiguillos o coletillas. Son expresiones innecesarias, vacías de significado, que se repiten mucho en la conversación, por costumbre o como apoyo al hablar: Bueno, vale…, y tal…, por así decir, ¿no?, etc.

Se llaman muletillas porque, como las muletas, nos ayudan a “avanzar” en el discurso o en la conversación. Son más frecuentes cuando estamos nerviosos, hablamos en público o no sabemos qué decir en una conversación. Cuando se repiten muchas veces acaban siendo auténticos tics verbales.

Son molestas para el receptor y delatan una cierta inseguridad del emisor al hablar. El oyente percibe que el interlocutor no tiene claro lo que quiere decir y que necesita “apoyarse” en frases o palabras vacías de sentido, para poder continuar hablando. También puede ser un síntoma de falta de recursos expresivos, de un vocabulario muy limitado o de poca conciencia de la propia comunicación.

Algunos ejemplos:

Bueno…

Vamos a ver…

Pues…

Es decir…

Quiecir…

¿Vale?

¿Eh?

¿No?

¿Verdad?

¿Me entiendes?

Así que…

Y nada…

Pues eso…

Ea…

Están sujetas a modas y a áreas geográficas. Son muy populares muletillas argentinas como “…este…” o “¿Viste?”

Ejemplo de conversación con muletillas

  • ¡Hola Teresa! Me han dicho que acabas de llegar de la India, ¡qué guay! Superchulo, ¿no?
  • Mmmm… Bueno, total, han sido pocos días, ya ves. Pero ha sido un viaje como muy enriquecedor, qué te voy a contar… un país tan distinto al nuestro… y nada, ya estamos otra vez aquí.
  • Pues sí, no te creas, yo pienso que hay que viajar para tener la mente como más abierta, ¿no? Vamos, que total, si solo conoces lo tuyo te quedas como muy cerrado, ¿verdad?
  • De alguna manera, todo lo que es conocer gente nueva ¿verdad? es un crecimiento personal, así es.

El mismo diálogo sin muletillas

  • Hola Teresa! Me han dicho que acabas de llegar de la India, te ha gustado?
  • Han sido pocos días. Pero ha sido un viaje enriquecedor, por ser un país tan distinto al nuestr
  • Hay que viajar para tener la mente más abierta, Si solo conoces lo tuyo te quedas cerrado.
  • Sí, conocer gente y culturas nuevas supone un crecimiento personal.

Evitar estas molestas muletillas no es fácil pero podemos conseguirlo

  1. Lo primero es darse cuenta y para ello, si nadie te lo dice, necesitarás analizarte tú mismo. Un buen ejercicio es grabar tus conversaciones, clases o discursos.
  2. Fíjate en cómo hablas, en cualquier momento del día.
  3. Formula las frases y contesta las preguntas de forma clara y concreta.
  4. Si se trata de hablar en público: ensaya bien el discurso.
  5. Aumenta tu vocabulario, aprende palabras nuevas cada día.
  6. Es mejor un silencio que una muletilla.

programa2

Puedes ver el vídeo del programa A punto con la 2 de TVE (25/4/16).